martes, 7 de octubre de 2008

En nuestro mundo no todo vale

Por mucho que nos guste o nos encante verlo en las revistas o en las pasarelas, hay estilos que son propios de divas de la moda, de las que disponen, de las que deciden qué está de moda o qué no está de moda.
Como el día a día y el trabajo no nos permiten, por razones de protocolo, llevar ciertas prendas o ir arregladas de una manera más actual, informal, fresca, pero totalmente “in”, tendremos que conformarnos con explotar nuestro estilo más personal en los momentos de ocio y descanso.
Lo primordial es que encuentres tu estilo dentro del maremágnum de propuestas que hay hoy en día. Encontrar el estilo personal de cada una y explotarlo puede hacer que un vestuario bien elegido, sirva para muchos años.
Utiliza las prendas básicas que tienes en tu ropero, reutiliza, busca en el armario de tu madre o de tu hermana y por último adquiere piezas tanto de ropa como de complementos y bolsos, que puedas usar con diferentes prendas. Parecerá que tienes mucha más ropa si la combinas en diferentes estilismos, tanto para el fin de semana como para el día de trabajo.

Huye de los formalismos que normalmente te salvan el día, arriesga y mezcla las faldas y los trajes sastre con las camisetas, las chaquetas con cinturones, los vestidos con cazadoras. Rescata del olvido vestidos que creías que nunca más te pondrías y actualízalos con taconazos, botines, arremángales las mangas, añádeles un cinturón…….. ¡Juega, diviértete descubriendo qué hay en tu ropero! Invierte en piezas básicas de calidad: bolsos, cinturones, zapatos, guantes, pañuelos; te ayudarán a conseguir un aspecto impecable.

Los zapatos son fundamentales en un vestuario y este año toman el poder creando nuevos looks. Invierte en un buen para de botines o botas o sandalias de invierno, que puedas usar tanto con pantalones, como con vestidos o faldas.

Ante todo siéntete bien, nunca tengas la sensación de la que la ropa te lleva a ti, sino todo lo contrario, tú la llevas a ella; la usas; la explotas para tu comodidad y deleite; para el disfrute particular del que te observa; la disfrutas. Construye tu estilo definiéndote a ti misma y recuerda que gran parte del estilo es la actitud. No sólo es lo que se ve, si no también lo que no se puede ver.

1 comentario:

CARMEN dijo...

Silvia, como ya te he comentado personalmente, me ha encantado tu artículo. Me identifico bastante con él porque ahora me encuentro un poco en una etapa de "búsqueda de mi estilo personal".
Estoy totalmente de acuerdo contigo en que hay que elegir bien el vestuario y que sirva para muchos años.
Un saludo y gracias por acercarnos la moda de esta forma tan amena.